Lalaquiz en vías de desarrollo gracias a la producción de panela granulada

El proyecto “Mejora de la calidad de vida y de las alternativas para el desarrollo de los pobladores del distrito de Lalaquiz, sierra altoandina de la región Piura-Perú”, financiado por el Gobierno Vasco y la Asociación Ingeniería para la Cooperación (IC-LI), y ejecutado por la Asociación Civil Fomento de Investigación y Acción para el Desarrollo (FIAD), la Universidad de Piura y la Municipalidad Distrital de Lalaquiz, ha permitido:

- organizar y capacitar a los agricultores altoandinos de la sierra piurana para mejorar sus cultivos de caña de azúcar y producir panela granulada orgánica de buena calidad,

- mejorar los procesos productivos con tecnología innovadora para obtener mayor cantidad de panela de mejor calidad y en menos tiempo, reduciendo costos de producción,

- contar con la zonificación ecológica económica del distrito, documento de partida para realizar un Ordenamiento Territorial (OT).

Lalaquiz es un distrito con grandes ventajas comparativas que de acuerdo a la zonificación ecológica económica cuenta con 17 zonas ecológicas y económicas distribuidas en 14,625.84 has., de las cuales, el 52.47 % corresponde a las zonas productivas, el 23.68% a las zonas de protección y conservación ecológica, el 6.12% a las zonas de tratamiento especial, el 15.88 % a las de recuperación; mientras que solo el 1.87% corresponde a las zonas de uso urbano industrial y expansión urbana; pero con escasas competencias, que lo convierte en uno de los distritos más pobres de Piura y del Perú con un IDH de 0.508117, y cuyos pobladores viven en condiciones de pobreza y extrema pobreza.

Hasta hace unos años, la producción de panela en el distrito lalaquiceño era netamente artesanal y estaba destinada básicamente para consumo humano. Unas pailas artesanales, un molino accionado por un animal de carga (burro, mula o toro) y una cocina de adobe eran las herramientas que utilizaban los productores para fabricar este producto, además de mucha mano de obra.

Lograr que los productores se convencieran de que el cultivo de caña para la elaboración de la panela granulada era rentable fue el inicio de una de las acciones realizadas por el proyecto, complementada con capacitación en producción, tecnificación, comercialización y en buenas prácticas de higiene, sanitarias y seguridad industrial para la producción de la panela granulada. Y luego organizar a los miembros de la Asociación de Pequeños Productores Agropecuarios –Señor Cautivo de la zona de San Lorenzo–, se construyó un módulo de producción de panela granulada en el caserío Tambogrande con innovaciones tecnológicas probadas por profesionales expertos en la agroindustria panelera que ha permitido optimizar el proceso productivo (en 100% la eficiencia térmica) la cantidad y calidad de la panela obtenida, lo que lleva a manejar más volúmenes de caña, reducir los costos y aumentar la rentabilidad.

Tecnificación de cultivos

En Lalaquiz, los campos de cultivo de caña de azúcar se encontraban con un deficiente manejo agronómico. Además, la variedad de caña sembrada en la zona presentaba limitaciones para obtener panela de buena calidad, debido a la baja concentración de sólidos o grado brix.

Por ello, una de las principales actividades del proyecto fue capacitar a los productores en tecnificación del cultivo y conservación de suelos, e implementar 10 hectáreas de la variedad de caña “huasgua”, cuyas propiedades son óptimas para obtener una panela de muy buena calidad y tiene mayor concentración de sólidos que la caña que había en la zona.

Timoteo Moreto, productor del caserío de Tambogrande, señala que gracias al apoyo del proyecto, se ha aumentado la eficacia y rentabilidad del cultivo de la caña y el agricultor puede lograr un precio más justo por su esfuerzo y sacrificio.

Desarrollo

La APPAGROP “Señor Cautivo de la Zona de San Lorenzo”, durante el año 2012, mientras se construía el módulo, procesó artesanalmente 200 quintales de panela, que se vendió a S/. 90 por quintal (venta anual S/18,000.00). En el año 2013, con en el módulo recién construido y la tecnificación del cultivo, se procesó 420 quintales de panela y 81 quintales de confitillo de panela de muy buena calidad. Se vendió a S/110.00 por quintal de panela (ingreso anual de S/. 46,200.00 Nuevos Soles) más el confitillo que fue destinado para el consumo familiar. Es decir que de 2012 a 2013, los socios aumentaron sus ingresos en un 156.7%, sin considerar el confitillo que lo utilizan para su consumo doméstico o trueque con otros productos que no hay en la zona. En 2014, con la experiencia ganada en los primeros años del proceso se esperaba aumentar la producción de panela granulada a 700 quintales, a un costo de S/110.00 por quintal, el ingreso anual de la APPAGROP será de S/ 77,000, aproximadamente), que respecto al año 2012 (línea de partida) representaría un aumento en sus ingresos de 327.8 %, sin considerar el confitillo que lo utilizan para el consumo doméstico o trueque con otros productos que no hay en la zona.

El presidente de la Appagrop -Señor Cautivo de la Zona de San Lorenzo-, César García Saldaña, señala que con la aplicación del proyecto, casi 100 familias productoras han mejorado su calidad de vida.

“Con la construcción de este módulo panelero, los pobladores tenemos una herramienta de trabajo para sacar adelante a nuestras familias. Además, contribuimos al desarrollo de nuestro distrito”.

El trabajo articulado de la cooperación internacional, de instituciones locales, junto al compromiso y la organización de los productores, han repercutido en mejorar económica y socialmente un distrito que empieza a revertir su situación de extrema pobreza gracias a que ahora cuenta con una actividad de producción de panela granulada.

Continuar leyendo